EL ORIGEN DE LA SALSA DE SOJA

El origen de la salsa de soja se remonta a miles de años atrás. En realidad, es uno de los condimentos más antiguos que existen en el mundo.

Surgió en China entre los siglos III y V cuando se tenía la costumbre de conservar las carnes por salazón, usando no solo sal sino otras especias, y el líquido producto de este proceso se lo usaba como aderezo. Así fue evolucionando hasta convertirse en lo que hoy conocemos como salsa de soja.

Con el pasar de los años, se fue extendiendo a otros países del Asia como Japón, Malasia y Filipinas; y hoy en día la salsa de soja no puede faltar en la comida asiática. Es uno de sus ingredientes estrellas, por eso sigue sumando adeptos en otros países del Occidente.

En Japón se la conoce como “shōyu” y en China, “jiangyou”. Se la usa especialmente en platos de sal para sazonarlos y perfumarlos.

VENTAJAS DE LA SALSA DE SOJA

Una de las ventajas de la salsa de soja es que tiene 62 calorías por cada 100 gramos, es decir, tres veces menos que el contenido de las salsas promedio.

Otro beneficio que brinda este tipo de salsa es ser muy digerible. En caldos estimula la secreción de jugos gástricos, por eso se incluye entre los ingredientes del famoso ramen.

Por otro lado, comentar que puedes comprar sushi en Madrid en la web de Instamaki si lo deseas…

 

También es rica probióticos y contiene vitaminas como la B3.

Aunque muchos la confunden con la salsa inglesa, son dos salsas diferentes. Es más, esta última utiliza la de soja para su elaboración.

Este condimento se produce de la fermentación de las semillas de soja con los hongos conocidos como Aspergillus sojae, también llamados Koji-kin.

Como no podía ser de otra manera, Instamaki la ofrece para acompañar sus Makis o para elaborar sus salsas como la que acompaña a las Gyozas.

 

(Foto cortesía https://placeralplato.com Todos los derechos reservados)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *