Tirolinas por el mundo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejarte caer durante varios segundos, colgado solamente de una cuerda, mientras el suelo esta incluso a más de 100 metros bajo tuya, y todo esto cogiendo a menuda bastante velocidad. Estoy describiendo la bajada en tirolina (o zip line como se le llama en inglés, o incluso tirolesa que le llaman en ciertas zonas de Sudamérica), un deporte de riesgo, apto para todos los públicos (y más si te gustan las grandes emociones) y que recomendaría practicar al menos una vez a cualquiera. Vamos a ver algunos ejemplos donde se puede practicar.

  • Tirolina Cola de Mono en Santa Teresa (Peru) – La tirolina de Cola de Mono es una impresionante tirolina en medio de la selva alta peruana, con 4 caídas a casi 200 metros de altura, y todas ellas de una longitud considerable. Es realmente impresionante. Además está en el camino hacia el Machu Picchu, así que es una excelente idea hacer una parada en ella si vamos hacia la Maravilla Peruana.
  • Tirolina Valle de Tena (Huesca) – En la provincia aragonesa de Huesca, y en plenos pirineos, se encuentra esta tirolina que es una de las mejores de España. No acaba ahí la cosa, porque tiene una peculiaridad que la hace prácticamente única (de su tipo es la más grande de Europa). En vez de colgar una sola cuerda han colgado dos en paralelo, de forma que si vamos dos personas podemos tirarnos a la vez para poder ver la cara de adrenalina que pone nuestro compañero. Si a esto le unimos un paraje excepcional (la Hoz de Jaca), la hace totalmente recomendable
  • El Monstruo (Puerto Rico) – En pleno Caribe, la tirolina de El Monstruo es la más larga del mundo. Más de 2 kilómetros de tirolina la hacen realmente única en el mundo
  • Jungle Maya (Riviera Maya) – Situada posiblemente en uno de los lugares más turísticos del planeta, esta tirolina de 250 metros es sin duda excepcional para cambiar un poco el chip, soltar un poco de adrenalina, y sin ninguna duda merecerte ese momento de relax más tarde en cualquiera de los todo incluidos que pueblan la costa de la península mexicana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *